DOCa Rioja | Historia y Vinos

31

La comunidad autónoma de La Rioja, célebre zona de vinos de Logroño, tiene el honor de ceder su nombre “Rioja” a la primera Denominación de origen calificada (DOCa) en España. Hoy hablaremos un poco de su historia y de los vinos que han dado fama internacional a la región.

DOCa Rioja Historia

Se calcula que la producción de vino en estas antiguas comarcas data de hace unos 2.000 años atrás cuando los romanos plantaron los primeros viñedos en La Rioja.

Desde ese entonces la región vino desarrollando toda una industria tradicional que no ha dejado de crecer desde la Edad Media hasta nuestros días.

Es así como en el año 1.925 se le concedió en España la primera denominación de origen otorgada por el recién creado Consejo Regulador DOCa Rioja.

En el año 1.991 se le otorgó el marchamo de  garantía Calificada a la Denominación de Origen «Rioja», siendo la primera en España con este atributo por lo que debe cumplir con requisitos más exigentes a nivel de calidad, cantidad y control de sus vinos.

Vinos de La Rioja España

Los vinos que produce la DOCa Rioja incluyen variedades de blanco, tinto y rosado provenientes de variedades de uvas de la ribera del Duero y otras importadas. En vino tinto es preferente la variedad Tempranillo mientras que en blanco es la Viura (Macabeo).

Estos vinos son la elección número uno de los consumidores gracias a su excelente buqué, composición equilibrada, aromas y frescura.

DOCa La Rioja posee cuatro categorías de vinos. A continuación las enumeramos y explicamos sus características:

  1. Garantía de Origen: no poseen ningún tipo de certificación que avale el proceso de crianza o envejecimiento. Son vinos que conservan sus características primarias de afrutado y frescor. Estos productos suelen ser de primer o segundo año.
  2. Vino de Crianza: deben cumplir por lo menos 1 año en barrica. Si hablamos de vinos blancos entonces son solo 6 meses.
  3. Vino de Reserva: son vinos seleccionados de cosechas de buenas características que deben ser añejados al menos por tres años entre la barrica y la botella. En vinos blancos ese tiempo se reduce a 2 años.

Vino de Gran Reserva: el periodo de criado es por lo menos 5 años entre barrica y  botella. En el caso de los vinos blancos son 4 años.