La Denominación de origen Rías Baixas se convierte en el escaparate gallego del I+D+I en el ámbito vitivinícola

0
30

Las bodegas adheridas al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas muestran músculo como sector empresarial y profesional con su apuesta decidida por el I+D+i. Precisamente, una encuesta realizada entre las empresas amparadas por la denominación de origen evidencia que, actualmente, un total de 24 bodegas realizan trabajos de investigación en diferentes campos, en los que están implicados cerca de un centenar de expertos con una inversión cercana a los 7 millones de euros. Esta cifra deja patente la importancia que da a la investigación el sector vitivinícola de las bodegas amparadas bajo la Denominación de Origen Rías Baixas.

Estas iniciativas recaen sobre  24 bodegas, de las 181 asociadas, de diferentes tamaños y con proyectos de distinta envergadura y temática. En su mayoría, son investigaciones relacionadas con el viñedo, entre las que destacan los estudios sobre la recuperación de variedades autóctonas, propias de la zona, pero también hay un creciente interés por los trabajos de viabilidad de la producción ecológica en la denominación.

No obstante, la temática preferida por las bodegas tiene que ver con el comportamiento de las levaduras autóctonas.

También centra la atención del sector los cuidados del viñedo: la racionalización de los tratamientos de la viña y la fertilización. Sin olvidar el interés por los tratamientos preventivos contra las enfermedades fúngicas propias en esta zona, que han promovido investigaciones en el campo de la teledetección para la localización precoz de las enfermedades, la protección de las variedades frente a los virus, la mejora del potencial vitivinícola de las variedades gallegas a través de la optimización agronómica y el efecto del microclima en la incidencia de las enfermedades fúngicas. 

Tampoco podemos olvidarnos de los trabajos de investigación en el campo de la comparativa entre los sistemas de conducción de la vid (emparrado vs espaldera), ni de los estudios de la actividad enzimática en la viña, o de la zonificación.

Otras cuestiones que despiertan el interés en Rías Baixas son las relativas a la sostenibilidad ambiental en el viñedo y la economía circular, así como el manejo integrado de la viña mediante la aplicación de agua ozonizada en pulverización y el desarrollo de un itinerario enológico para elaborar vinos libres de dióxido de azufre.

En cuanto a la elaboración de vinos, además de los trabajos con levaduras, vamos a encontrarnos con una amplia oferta de elaboraciones vínicas experimentales, la vinificación con biotecnología; la elaboración de espumosos con variedades autóctonas; el estudio del comportamiento de las lías, la mejor conservación de los vinos y la gestión del oxígeno dentro de la bodega.

También hay bodegas investigando en los novedosos sistemas de etiquetado Smart Label.

Estos estudios ocupan a 97 profesionales, entre los que se encuentran personal de la bodega u otros contratados para el desarrollo de estas investigaciones, como pueden ser licenciados superiores, doctores y enólogos. Muchos de estos trabajos están vinculados a las universidades gallegas y a centros de investigación públicos y privados.

Para el desarrollo de estos trabajos, las 24 empresas implicadas destinan 6.907.584,97 €. De las cuales 11 industrias lo hacen a través de fondos propios o ventajosos créditos y, las restantes, cuentan con subvenciones a través de diferentes organismos europeos como planes FEDER o del CEDETI; nacionales a través de ayudas otorgadas por el Ministerio de Industria o de Ciencia, Innovación y Universidades; autonómicos a través de subvenciones de la Xunta o la EVEGA.